Rosa Jimena

 

Del bienestar con arrugas.
De este mundo almidonado.
De una nueva huelga de hambre
del perro del hortelano.

De la tierra agonizante.
De la agonía sin tierra.
De la guerra sin honor
y los honores de guerra.

De la vela sin dos velas.
De las siestas sin factura.
De los niños que se elevan
sin haber logrado altura.

De los muertos sin espalda
y las espaldas sin muerto.
De la rabia que acumulo

....................De la rabia que acumulo
....................De la rabia…

quiero escribir, y no acierto.

 


 

Con un pie en lo más alto de la nada,
donde la vida ya no tiene nombre,
recoge cada día las cenizas
de quienes no valoran ni a sus muertos.

No entiende más razón que la del viento
meciéndole de un lado para otro
según empuje el ansia de la cumbre.

Sin aliento que inspire cada hora,
se inclina con paciencia hacia el submundo,
esperando el prodigio de ser visto.

Desde allí se divisa lo insalvable,
el réquiem por lo ínfimo y las cartas
que caen siempre de la manga más larga,
sin haber cortado antes por lo sano

¡Es triste ser cartel
.................................y no poder suicidarse!

 

 


Ir al Inicio